No importa cuál sea su línea de negocio, encontrar información relevante acerca de sus competidores y cómo ellos afectan el mercado es vital para sobrevivir. Esto contribuye a una gestión de calidad, principalmente cuando el análisis de la competencia se realiza sobre la base de técnicas comprobadas.

Publicidad

Hacer uso de métodos ya reconocidos es la forma más segura de mejorar procesos y garantizar resultados, y en el caso de la evaluación de las competencias pocos principios pueden ser tan útiles como las 5 fuerzas de Porter.

¿Has oído hablar de este método de estrategia competitiva? Él ha ayudado a las empresas en todo el mundo durante décadas para evaluar sus circunstancias antes de los principales factores que determinan el éxito de un negocio.

Ahora ha llegado su turno de aprender cómo las 5 fuerzas de Porter funcionan y de qué manera aplicar cada una de ellas en su negocio. ¿Le interesó? ¡Entonces siga leyendo!

¿Cuáles son las 5 fuerzas de Porter, después de todo?

Las 5 fuerzas de Porter son parte de un modelo de análisis competitivo creado por el hombre que lleva su nombre, Michael Porter, profesor de estrategia y competitividad de la Harvard Business School.

Si nunca ha oído hablar de este modelo de análisis antes, no se engañe pensando que es nuevo: ese concepto fue introducido al mundo en un artículo de la Harvard Business Review de 1979!

Desde entonces, muchas empresas han utilizado esta metodología, que consiste en considerar 5 «fuerzas» que, según Porter, pueden determinar la posición de cualquier empresa en su respectivo mercado.

La idea detrás de la elección de esas fuerzas fue que nunca cambian, a diferencia de factores más volátiles, como las tasas de crecimiento de una determinada industria, intervenciones del gobierno y hasta cambios tecnológicos.

Pero, después de todo, ¿cuáles son las 5 fuerzas de Porter? Son los siguientes:

  • Rivalidad entre competidores.
  • Poder de negociación de los proveedores.
  • Poder de negociación de los clientes.
  • Amenaza de nuevos competidores.
  • Amenaza de nuevos productos o servicios.

Veamos más a fondo lo que está involucrado en cada una de ellas.

Entienda cada una de las 5 fuerzas de Porter

Ya tenemos una noción básica de lo que son las 5 fuerzas y de qué forma pueden ayudar en el análisis competitivo de una empresa, pero hay que ir más allá de lo básico para lograr aplicar esa técnica.

Pensando en eso, vamos a ver cómo funciona cada una de las 5 fuerzas de Porter. Con base en eso, tendrá las mejores condiciones para desarrollar su análisis, sin dejar ningún elemento a un lado:

  1. Rivalidad entre competidores

La primera fuerza es la rivalidad que existe entre los competidores, es decir, el grado de competencia existente.
Algunos mercados son poco competitivos, pero esto puede indicar que la demanda no es tan alta o que el producto se está quedando obsoleto (lo que se determinará al analizar la cuarta fuerza) .
Por otro lado, algunos mercados son extremadamente saturados, con muchos competidores compitiendo por una cantidad limitada de clientes. En ese caso, su poder será mucho menor.

Algunas preguntas que ayudarán a analizar este punto son:

  • ¿cuántos competidores existen en el sector?
  • ¿cuál es la situación de los competidores, compiten por precio o por otros diferenciales?
  1. Poder de negociación de los proveedores

El poder de negociación de los proveedores tiene como objetivo determinar cómo su posición en el mercado está en manos de aquellos que proporcionan la materia prima.

La idea aquí es simple: si el número de proveedores disponibles es bajo, su control será menor, ya que los demás se verán en una posición cómoda para aumentar precios, plazos y otros términos del acuerdo entre ustedes.

Cuando el número de opciones es grande, a su vez, la situación se invierte y usted pasa a tener el control. De ahí puede comprar más barato y hacer demandas, como entrega más rápida y facilidades de pago.
Las preguntas que sirven para descubrir el poder de negociación de los proveedores son:

  • ¿cuántos proveedores hay en el sector?
  • ¿hay mucha diferencia entre ellos?
  • ¿cuál es el costo de cambio de un proveedor a otro?
  • ¿quién tiene el poder: yo o mi proveedor?
  1. Poder de negociación de los clientes

El poder de negociación de los clientes sigue el mismo principio básico de lo que mencionamos arriba, de modo que cuanto mayor sea el nivel de competencia del mercado, mayor será el control de ellos sobre el proceso de venta.
Naturalmente, si los clientes se ven en una situación de escasez, en la que son pocas empresas que ofrecen la solución que necesitan, el control vuelve a las empresas.

Usted puede concluir cuál es el poder de negociación de los clientes al considerar:

  • ¿Cuál es la proporción de compradores para los proveedores de mi producto?
  • ¿cuál es su poder para dictar los términos de negocio?
  1. Amenaza de nuevos competidores

Dependiendo del segmento de mercado en el que se inserta su negocio, el nivel de dificultad para que los nuevos emprendedores comiencen sus propias operaciones cambia bastante.
Por ejemplo, considere los mercados que han ganado terreno con la transformación digital, tales como Infoproducts y el comercio electrónico.
Es extremadamente fácil y rápido entrar en estos mercados, ya que la dificultad técnica y los costos de operación son cada vez menores.
Por el otro lado, para competir en el mercado de Internet de las cosas o Inteligencia Artificial, la situación es diferente, dada la elevada inversión requerida.

¿Cómo determinar esto en su industria? Respondiendo lo siguiente:

  • ¿cuál es el costo inicial para abrir un negocio en mi segmento?
  • ¿existen leyes, regulaciones y acreditaciones que son necesarias?
  • ¿existen fondos de inversión o incentivos fiscales disponibles para quien desea ingresar en el sector?
  • ¿hay otras barreras de entrada que fortalecen mi posición?
  1. Amenaza de nuevos productos o servicios

No siempre la peor amenaza proviene de un competidor conocido o nuevos actores del mercado, sino de nuevos productos o servicios que hacen su solución obsoleta

Por eso, vale la pena considerar con calma esa amenaza, que representa la quinta y última fuerza de Porter.
Una vez más hablando de la transformación digital, es innegable que este movimiento ha traído cambios radicales (y permanente) en la forma de consumir bienes y servicios.

Incluso las tareas que parecían casi imposibles de digitalizar hace algunos años, como firma de documentos o compra de ropa y zapatos, hoy son comunes.
Por eso, piense en las siguientes preguntas:

  • ¿existe algún proyecto o prototipo que podría sustituir mi producto?
  • ¿hay alguna parte de mi trabajo que podría ser automatizado, sustituido o tercerizado?

¿es fácil encontrar alternativas a la solución que ofrezco?

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *